Save to home screen
Open the Bible can be just a tap away! Tap the icon at the bottom of your browser and choose "Add to Home Screen"
Cerrar

Login

Sign in to Open The Bible:

Sign up

Save your progress by creating a FREE account! Get started by filling out the info below:

Account Recovery

Request a new password:

Enter your email address below and a temporary password will be emailed to you. You may change the password the next time you log in.

Contact Us

Send us a message

Juan 20:24-31

24 Tomás, uno de los doce, llamado el Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. 25 Entonces los otros discípulos le decían: «¡Hemos visto al Señor!». Pero él les dijo: «Si no veo en Sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en Su costado, no creeré».

26 Ocho días después, Sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Estando las puertas cerradas, Jesús vino* y se puso en medio de ellos, y dijo: «Paz a ustedes». 27 Luego dijo* a Tomás: «Acerca aquí tu dedo, y mira Mis manos; extiende aquí tu mano y métela en Mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente». 28 «¡Señor mío y Dios mío!», le dijo Tomás. 29 Jesús le dijo*: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron».

30 Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de Sus discípulos, que no están escritas en este libro; 31 pero estas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengan vida en Su nombre.

(NBLA)

Siguiente
Audio
1 x

Segunda Sesión: Cinco Eventos en la vida de Cristo

En nuestra primera sesión, examinamos a cinco personas del Antiguo Testamento. Todos ellos apuntan a una persona: Jesucristo. Toda la historia de la Biblia gira en torno a él.

La historia de Jesús se cuenta en los Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. En esta segunda sesión, analizaremos cinco acontecimientos de la vida de Jesús. Jesús nació, fue tentado, fue crucificado, ha resucitado y ha ascendido. Comenzamos con el nacimiento de Jesús.

1. Jesús nació

El nacimiento de Jesús fue la primera evidencia de que Él es diferente a cualquier otra persona que haya vivido.

Así es como se produjo: María era una joven que se preparaba para casarse con un hombre llamado José. Dios le habló a través de un ángel que se le apareció.

“Y el ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús.” (Lucas 1:30-31) 

María era virgen, por lo que preguntó: “¿Cómo será esto?”. (1:34). La respuesta del ángel nos lleva al corazón del misterio más maravilloso de la Biblia.

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios”

(Lucas 1:35)

Este versículo nos dice tres cosas que debemos saber sobre Jesús: Jesús es Dios, Jesús es hombre y Jesús es santo.

Jesús es Dios

El hijo de María nació como resultado de una iniciativa directa de Dios. José no contribuyó en absoluto. 

María era virgen. La vida que había en su vientre surgió por un milagro creativo de Dios. Dios no esperó a que surgiera un libertador de la raza humana. Vino a la raza humana. Dios se hizo hombre, tomando carne de María.

Tu vida comenzó cuando fuiste concebido en el vientre de tu madre. Antes de ese momento no existías. Pero con Jesús es diferente. Su vida no comenzó en el vientre de María. Antes de nacer en el establo, compartía la vida de Dios en el cielo (Juan 1:1).

El ángel anunció a María que su hijo sería “el Hijo del Altísimo” y “el Hijo de Dios” (Lucas 1:32, 35). Luego, en una aparición separada a José, Jesús fue anunciado como “Emanuel”, que significa “Dios con nosotros” (Mateo 1:23). Dios vino a nosotros, entrando en el mundo como un bebé, nacido en un establo y acostado en un pesebre.

Jesús es hombre

Nunca podremos entender cómo Dios pudo hacerse humano y nacer como un bebé, pero la afirmación central del Nuevo Testamento es que lo hizo. 

Este milagro es un misterio incomprensible, pero da sentido a todo lo demás que la Biblia nos cuenta sobre Jesús. Todo lo demás gira en torno a este milagro. Si Dios se hizo hombre en Jesús, entonces sus afirmaciones, sus milagros y su resurrección no deberían sorprendernos. 

Jesús es uno con Dios y uno con nosotros, y eso le capacita para hacer lo que nadie más podría hacer. Sólo Dios puede reconciliarnos con Él. Sólo un hombre podía cumplir todo lo que Dios exige de nosotros. 

La encarnación es el misterio que da sentido a todo lo demás.

“”Creemos que el sol está en el cielo al mediodía en verano, 
no porque podamos ver claramente el sol…
sino porque podemos ver todo lo demás”. C. S. Lewis.

Jesús es santo

Esto significa que en ningún momento cometió un solo pecado. Jesús fue santo en sus pensamientos, en sus intenciones, en su carácter, en sus palabras y en sus actos. Eso no puede decirse de ninguna otra persona que haya vivido jamás.

La santidad de Jesús nos abre un nuevo mundo de esperanza. Hay un ser humano que es santo. Hay una persona que es todo lo que Dios nos llama a ser. Él es el regalo de Dios para nosotros, y hay esperanza para todos nosotros en Él.

Los eventos en la vida de Jesús:

  • Nacido
  • Tentado (30 días)
  • Crucificado (3 días)
  • Resucitado (3 días)
  • Ascendido (40 días)

Después de su nacimiento, la Biblia nos dice que Jesús creció “en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres” (Lucas 2:52).

Luego, a la edad de 30 años, Jesús comenzó su ministerio público. Fue bautizado en el río Jordán, identificándose plenamente con los hombres y mujeres que buscan vivir para la gloria de Dios. 

El Espíritu Santo descendió sobre Jesús, y una voz audible del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco” (Mateo 3:17). Luego, lleno del Espíritu Santo, Jesús fue al desierto, donde fue tentado.

2. Jesús fue tentado 

Mateo registra que Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo (Mateo 4:1). Jesús vino al mundo para destruir la obra de Satanás, y el primer paso en su ministerio fue enfrentar a nuestro enemigo y triunfar donde Adán había fracasado.

Estrategia #1 – Crear confusión

La primera estrategia de Satanás en el Jardín del Edén fue crear confusión. Le preguntó a Eva: “¿Dijo realmente Dios: ‘No comerás de ningún árbol del jardín’?”. (Génesis 3:1). 

El enemigo intentó la misma estrategia con Jesús. “Si eres el Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en panes” (Mateo 4:3). 

El enemigo intentaba crear confusión en la mente de Jesús sobre su propia identidad. Pero Jesús no necesitaba realizar un milagro para saber que era, y es, el Hijo de Dios. 

Él respondió,

“Escrito está: 
“NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS’” (Mateo 4:4)

Estrategia #2 – Promover la arrogancia

La segunda estrategia de Satanás en el Jardín del Edén fue promover la arrogancia. Trató de convencer a Eva de que podía desobedecer el mandato de Dios sin consecuencias. “No morirás” (Génesis 3:4).

El enemigo trató de promover la arrogancia en Jesús. Lo condujo al punto más alto del templo y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, tírate al suelo, porque está escrito: ‘Mandará a sus ángeles acerca de ti'”. (Mateo 4:6). 

Los ángeles no te dejarán caer. “En sus manos te sostendrán”.

Pero Jesús conocía la diferencia entre la fe y la arrogancia.

Jesús le contestó: «También está escrito:
“NO TENTARÁS AL SEÑOR TU DIOS’” (Mateo 4:7) 

Estrategia #3 – Despertar la ambición 

La tercera estrategia de Satanás en el Jardín del Edén se centró en la ambición. Cuando tentó a Eva para que comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal le dijo: “Serás como Dios…” (Génesis 3:5). 

De nuevo, intentó la misma estrategia con Jesús. Satanás le mostró a Jesús los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: “Todo esto te daré, si te postras y me adoras” (Mateo 4:9).

Pero Jesús dijo,

“¡Vete, Satanás! 
Porque escrito está: 
“AL SEÑOR TU DIOS ADORARÁS, Y SOLO A ÉL SERVIRÁS.’”  (Mateo 4:10)

Todos conocemos las estrategias de Satanás para crear confusión, promover la arrogancia y despertar la ambición. Experimentamos estas tentaciones en nuestras propias vidas. Pero te puedes preguntar: ¿Qué tan reales fueron las tentaciones de Jesús? ¿Puede una persona que es santa ser realmente tentada? 

Sólo Jesús conoce todo el poder de la tentación porque sólo Jesús ha resistido toda la fuerza del ataque del enemigo. 

Imagínate a tres aviadores que sobrevuelan territorio enemigo durante una guerra. Son derribados, capturados y llevados por el enemigo para ser interrogados. Uno por uno, son llevados a una habitación oscura.

El primer aviador da su nombre, rango y número de serie. Sus captores le preguntan por las posiciones de sus tropas. Él sabe que no debe dar esta información, pero también sabe que el enemigo es cruel. Así que les dice lo que sabe.

Traen al segundo aviador y comienzan a interrogarlo. Está decidido a no ceder. Así comienza la crueldad. Al final, la crueldad le abruma. Se quiebra y les cuenta lo que sabe.

Entonces entra el tercer aviador. “No me van a doblegar”, dice. “Oh, sí, lo haremos. Hemos quebrado a todos los hombres que han entrado en esta sala. Es sólo cuestión de tiempo; ya verás”. La crueldad comienza, pero él no se quiebra. Así que se intensifica, y todavía no se rompe. Se intensifica aún más, hasta que resulta insoportable, pero sigue sin quebrarse.

Finalmente, llega un momento en que han intentado todo lo que saben. “Es inútil”, dicen. “No es como ninguna otra persona que hayamos tenido en esta sala. No podemos doblegarlo”.

¿Cuál de estos aviadores se enfrentó a toda la fuerza del enemigo? El único que conoce toda la fuerza del ataque del enemigo es el que no se quebró. 

Así que nunca pienses que las tentaciones de Jesús fueron menores que las tuyas. Sólo Jesús conoce todo el poder de la tentación, porque sólo Jesús ha resistido toda la fuerza del ataque del enemigo.

Los eventos en la vida de Jesús:

  • Nacido
  • Tentado (30 años)
  • Crucificado (3 años)
  • Resucitado  (3 días)
  • Ascendido (40 días)

Después de ser tentado, Jesús emprendió tres años de ministerio público en los que enseñó, realizó milagros y llamó a la gente a seguirle.

Su mensaje era claro: “Arrepentíos porque el reino de los cielos está cerca” (Mateo 4:17). “Arrepentíos y creed en el Evangelio” (Marcos 1:15). 

Las multitudes siguieron a Jesús pero, desde el principio, los poderes del gobierno y de la religión se opusieron a Él. Después de tres años, fue arrestado, juzgado, condenado y crucificado. 

3. Jesús fue crucificado  

Jesús fue crucificado a las 9 de la mañana y murió a las 3 de la tarde. Lo que ocurrió durante esas seis horas en la cruz nos lleva al corazón de la historia bíblica.

Jesús liberó el perdón

La rebelión humana contra Dios alcanzó su máximo horror y su más terrible expresión en la cruz. Habíamos desobedecido los mandatos de Dios. Ahora estábamos crucificando al Hijo de Dios.

Si alguna vez hubo un momento en la historia de la humanidad en el que el juicio de Dios tenía que caer, era éste. Pero Jesús gritó:

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34)

Cuando Jesús dijo: “Padre, perdónalos”, le estaba pidiendo al Padre que desviara el castigo por nuestro pecado lejos de nosotros y hacia Él.

Jesús sabía que el juicio de Dios vendría, pero estaba diciendo: “No dejes que caiga sobre esta gente. Deja que caiga sobre mí, y sólo sobre mí. Deja que Yo sea el pararrayos de tu juicio sobre su pecado”.

Vimos que Dios perdonó a Adán cuando la maldición cayó sobre la tierra, y Dios nos perdonó a nosotros cuando el juicio por nuestro pecado cayó sobre Jesús.

Esta oración de Jesús cubre el pecado de toda persona que venga a Él. Y si Su oración fue suficiente para los pecados de aquellos que lo clavaron en la cruz, puede cubrir cada pecado tuyo.

Jesús abrió los cielos

A pocos metros de Jesús había un hombre que había desperdiciado su vida de forma trágica. Había seguido una vida de crimen, y ahora estaba pagando el precio. Se le conoce como el ladrón en la cruz.  

Este hombre se volvió hacia Jesús y le dijo: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). Había oído a Jesús orar: “Padre, perdónalos”. ¿Quizás Jesús podría perdonarle a él también?  

Jesús le dijo, 
“En verdad te digo: 
hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43)

El paraíso. La vida de este hombre había sido una serie de elecciones desastrosas, pero Jesús le prometió un traslado inmediato, a través de la muerte, a una vida de alegría sin sobresaltos. 

Antes de que terminara el día, Jesús llevaría a este hombre a la presencia de Dios. De repente, este hombre, que había estado al borde del infierno, descubrió que, gracias a Jesús, estaba a punto de entrar en la alegría del cielo. 

Cuando Jesús murió, se abrió el camino de regreso a la presencia y la bendición de Dios, no sólo para el ladrón, sino para todos los que, como él, confíen en Jesús.

Jesús soportó el infierno

Cuando llegó la hora sexta, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. 

Y a la hora novena Jesús exclamó con fuerte voz: «ELOI, ELOI, ¿LEMA SABACTANI?», que traducido significa, «DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?” (Marcos 15:33-34)

Esta oscuridad no era un eclipse. Los eclipses no duran tres horas. Dios apagó la luz.

La Biblia nos dice lo que sucedió en esa horrible oscuridad:

Él mismo llevó nuestros pecados en Su cuerpo sobre la cruz… (1 Pedro 2:24)

Pero el SEÑOR hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros… (Isaías 53:6)

Pero Él fue herido por nuestras transgresiones, 
Molido por nuestras iniquidades. 
El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, 
Y por Sus heridas hemos sido sanados. (Isaías 53:5)

Estos pasajes, y muchos más, apuntan a esta maravillosa verdad: que Dios reconcilió a los pecadores consigo mismo al venir a nosotros y cargar con nuestro pecado en Jesucristo.

Piensa en lo que esto significó para Jesús: 

  • Estaba sumido en una completa oscuridad.
  • Estaba en un sufrimiento consciente.
  • Estaba rodeado de poderes demoníacos.
  • Llevaba la culpa del pecado.
  • Estaba bajo juicio.
  • Estaba separado del consuelo del amor de su Padre.

Jesús soportó el infierno en la cruz. El infierno es el sufrimiento consciente en completa oscuridad, rodeado de poderes demoníacos, llevando la culpa del pecado, bajo el juicio de Dios, separado del consuelo de Su amor. Y Jesús soportó el infierno en la cruz para que tú nunca supieras cómo es. 

En la cruz, Jesús liberó el perdón, abrió el cielo, soportó el infierno, y luego…

Jesús murió triunfante

Después de 3 horas, la oscuridad pasó. El juicio derramado sobre Jesús se había agotado y acabado. La justicia había sido satisfecha, y Jesús gritó:

Consumado es.” (Juan 19:30)

Y Jesús, clamando a gran voz, dijo:
 «Padre, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRITU.”
 Habiendo dicho esto, expiró. (Lucas 23:46)

Cuando alguien muere, su voz se va debilitando hasta que apenas puede hablar. Nadie habla en voz alta en el momento de la muerte. Pero Jesús lo hizo.  

Jesús no se sintió abrumado por la muerte. No lo venció. Dijo: “Nadie me quita la vida. Tengo poder para entregarla y poder para retomarla” (Juan 10:18, parafraseado). La vida de Jesús no fue tomada. Fue entregada. Y se entregó por nosotros. 

Jesús entró triunfante en la muerte. Y Marcos registra que  

Viendo el centurión que estaba frente a Él, 
la manera en que expiró, dijo:
“En verdad este hombre era Hijo de Dios.” (Marcos 15:39)

Los eventos en la vida de Jesús:

  • Nacido
  • Tentado (30 años)
  • Crucificado (3 años)
  • Resucitado  (3 días)
  • Ascendido (40 días)

Después de que Jesús murió, su cuerpo fue bajado de la cruz y puesto en una tumba que pertenecía a un hombre llamado José. 

Luego la tumba fue sellada con una gran piedra. Pero al tercer día, la tumba estaba vacía. Jesús, que había sido crucificado, había resucitado.

2. Jesús Resucitó

Los Evangelios relatan que un grupo de mujeres fue al jardín donde el cuerpo de Jesús había sido depositado en una tumba.

Cuando llegaron, descubrieron que la piedra frente a la tumba había sido movida. La tumba estaba vacía, y las mujeres no tenían ni idea de qué hacer con esto. Lucas relata que el sepulcro vacío las dejó “maravilladas” (Lucas 24:4).

¿Cómo supieron lo que había sucedido?   

Dios se lo dijo.

Aconteció que estando ellas perplejas por esto, de pronto se pusieron junto a ellas dos varones en vestiduras resplandecientes. 
«¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?»
No está aquí, sino que ha resucitado.

 (Lucas 24:4, 5-6)

Dios llamó a dos ángeles y les dijo: “¡Vayan y díganles lo que he hecho!”.  

La fe cristiana se basa en creer la explicación de Dios sobre lo que ha hecho. 

Por ejemplo, cuando María concibió un niño, no había manera de que ella pudiera saber lo que le estaba sucediendo. Así que Dios envió al ángel para que le explicara lo que iba a suceder. 

Lo mismo ocurrió cuando Jesús fue crucificado. Muchas personas lo vieron morir, pero no sabían lo que Dios estaba haciendo en la oscuridad. Dios nos dice que, en la cruz, Jesús llevó nuestro pecado y puso su vida como sacrificio. Dios nos dice que Él estaba reconciliando al mundo consigo mismo a través de la cruz. 

La fe cristiana no se basa en sentimientos, impulsos o percepciones personales. Es creer en la explicación de Dios de los acontecimientos, que se nos da en la Escritura.

“Él… ha resucitado!” (Lucas 24:6)

¿Qué significa la resurrección de Jesús para nosotros hoy?

Resucitado significa que Jesús está vivo

Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. (Hebreos 12:1-2)

La Biblia no nos presenta una religión muerta, sino un Salvador vivo. Ahora mismo, Jesús está sentado a la derecha del trono de Dios.

En el fondo, la historia bíblica no es un conjunto de creencias que debatir o un modo de vida que considerar. La Biblia nos presenta a una persona que está viva hoy. Puedes conocerlo y conocerlo cambiará tu vida. 

Si Jesús fuera simplemente una gran figura de la historia, podrías elegir aprender de sus enseñanzas o podrías elegir ignorarlo. Pero Jesús es mucho más que una gran figura de la historia.

Él es Dios con nosotros. Es el Señor del cielo y de la tierra. Vino al mundo por nosotros. Sufrió y murió en la cruz por nosotros. Resucitó de entre los muertos por nosotros. Y ahora reclama nuestras vidas, nuestro amor y nuestra lealtad. 

Resucitado significa que Jesús está vivo. Hay un Salvador al que puedes acudir. Él escuchará tus oraciones. Él puede darte fuerza, valor, paciencia y esperanza. 

Jesús es la respuesta de Dios al problema humano: tenemos conocimiento del mal y estamos excluidos del paraíso.

El mensaje de la Biblia no es que tengas que salvarte del mal y encontrar tu camino al cielo leyendo la Biblia, haciendo tus oraciones y tratando de vivir una vida mejor. El mensaje de la Biblia es que Jesucristo es capaz de salvarte. Él puede liberarte del poder del mal. Él puede abrir la puerta del cielo. 

Así que encomiéndate a Él como tu Señor y Salvador vivo y confía en Él para que te convierta en la persona que Dios te llama a ser.  

Resucitado significa que la muerte ha sido derrotada

Pero Dios lo resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que Él quedara bajo el dominio de ella. (Hechos 2:24) 

A lo largo de la historia de la humanidad, la muerte ha sido como un tirano que ejerce un reino de terror sobre la raza humana. Nadie puede escapar de ella. Pero la resurrección de Jesús es la garantía de Dios de que la muerte será una entrada a la vida para todos los que le pertenecen. 

Cuando estaba en la escuela primaria, nuestra clase tenía un ratón como mascota. Todos teníamos la oportunidad de llevarnos el ratón a casa los fines de semana, y cuando llegó mi turno, decidí dejar que el ratón jugara con mis juguetes.  

El ratón estaba intrigado por mi autobús rojo de dos pisos de Londres y, después de olfatear, se metió dentro. Esto fue un gran entretenimiento, hasta que el ratón llegó a la parte delantera del autobús. Entonces tuve un problema. El ratón no podía avanzar ni retroceder. Estaba completamente atascado.

Recuerdo que mi padre dijo: “Sólo hay una cosa que hacer, hijo, ¡tendremos que destruir el autobús!”. Cogió un cuchillo y abrió un agujero en el techo.   

No puedo decir el alivio que supuso. Pero mi autobús nunca volvió a ser el mismo. Era realmente curioso: un autobús londinense de dos pisos, de color rojo brillante, con un agujero en el techo.  

Por supuesto, esto hizo que las cosas fueran aún más interesantes para el ratón. Antes, el autobús tenía una entrada pero no una salida. Ahora, el ratón podía entrar por la puerta, subir las escaleras y salir por el techo. 

Cuando Jesús murió, hizo un agujero en la muerte. Para los que le pertenecen, la muerte ya no es una prisión, sino un pasaje que lleva directamente a la presencia de Dios.   

Resucitado significa que las personas serán redimidas por completo

Todas las religiones tienen alguna idea de la vida después de la muerte. Pero la resurrección es exclusiva del cristianismo. La buena noticia no es simplemente que Jesús está vivo, sino que Jesús ha resucitado. Vale la pena reflexionar sobre la diferencia.

El Hijo de Dios estaba vivo en el cielo antes de hacerse humano. Entonces, ¿por qué no dejó simplemente su cuerpo crucificado en la tumba y volvió al Padre? Después de todo, sólo era carne y hueso. ¿Por qué molestarse en ello?

Los ángeles podrían haber aparecido en la mañana de Pascua y decir: “Su cuerpo está aquí en la tumba, pero no te preocupes, su Espíritu está con el Padre en el cielo”. Después de todo, ¿no es eso precisamente lo que decimos en un funeral cuando muere un cristiano?

Pero eso no es lo que encontramos en los evangelios:

Mientras ellos relataban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: «Paz a ustedes». Pero ellos, aterrorizados y asustados, pensaron que veían un espíritu. 

Y Él les dijo: «¿Por qué están turbados, y por qué surgen dudas en sus corazones? 

»Miren Mis manos y Mis pies, que Yo mismo soy; tóquenme y vean, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como ustedes ven que Yo tengo». 

Cuando dijo esto, les mostró las manos y los pies. 

Como ellos todavía no lo creían a causa de la alegría y porque estaban asombrados, les dijo: «¿Tienen aquí algo de comer?». 

Ellos le presentaron parte de un pescado asado, y Él lo tomó en las manos y comió delante de ellos. (Lucas 24:36-43)

La resurrección nos dice que el cuerpo importa. Eres una maravillosa unión de alma y cuerpo, y Jesús vino al mundo no para salvar una parte de ti, sino para redimirte por completo. Vino a traerte, alma y cuerpo, a su presencia.

La buena noticia es que Jesús ha resucitado. El cuerpo de resurrección es el futuro glorioso que le espera a cada creyente cristiano. 

Porque Jesús ha resucitado, los que le pertenecen también resucitarán.

Esta es la clara promesa de las Escrituras:

Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron. 
Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. 
Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 
Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en Su venida.

(1 Corintios 15:20-23)

Los eventos en la vida de Jesús:

  • Nacido
  • Tentado (30 años)
  • Crucificado (3 años)
  • Resucitado (3 días)
  • Ascendido (40 días)

Después de su resurrección, Jesús se apareció a sus discípulos en múltiples ocasiones.

Lucas relata que Jesús “se les presentó vivo después de sus sufrimientos con muchas pruebas, apareciéndose a ellos durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios” (Hechos 1:3).

Jesús se reunió con sus discípulos en un monte de Galilea y les encargó que fueran “a hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que os he mandado” (Mateo 28:19). Luego les dio esta maravillosa promesa: “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (28:20).

Las apariciones de Jesús en la resurrección se extendieron durante un período de casi seis semanas. Pero Jesús ya había dicho a sus discípulos que volvería al Padre, y cuarenta días después de la resurrección, Jesús ascendió al cielo.

5. Jesús ha ascendido 

Lucas relata cómo Jesús ascendió al cielo

Entonces Jesús los condujo fuera de la ciudad, hasta cerca de Betania, y alzando Sus manos, los bendijo. Y aconteció que mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado arriba al cielo. Ellos, después de adorar a Jesús, regresaron a Jerusalén con gran gozo, y estaban siempre en el templo alabando a Dios. (Lucas 24:50-52)

¿Por qué los discípulos se alegraron tanto cuando Jesús les dejó? 

Nunca olvidaré el día en que nos despedimos de mis padres en el aeropuerto de Glasgow, al salir de Escocia hacia América.  

Estábamos bien preparados y todos creían que era lo correcto. Pero estábamos emigrando. Ya no estaríamos físicamente con nuestros seres queridos. Y por muy bien preparado que estés para decir adiós, nunca es fácil cuando llega el momento.   

Si nos hubiéramos enterado de que después de partir mis padres volvían a casa con alegría, nos habríamos sorprendido, como mínimo. Entonces, ¿por qué los discípulos se llenaron de alegría cuando Jesús ascendió? 

Los discípulos tienen alegría porque Jesús está en el cielo

Piensa en el significado de la entrada de Jesús en el cielo. El Señor Jesucristo asumió nuestra humanidad en la tierra, y ahora, ha llevado nuestra humanidad al cielo.

Adán fue expulsado de la presencia de Dios, y todos sus hijos fueron alejados de Dios. Jesús ha sido recibido en el cielo, y todos los que le pertenecen serán recibidos también en el cielo. Cuando Jesús ascendió al cielo, los discípulos sabían que estaba exactamente donde lo necesitaban. 

Supongamos que estás en la cárcel, acusado de un delito grave. Necesitas un abogado. Al conocer a tu abogado, descubres que es un hombre de gran compasión. Cuando él visita tu celda, te sientes reconfortado por su presencia. 

Pero lo que más necesitas de tu abogado no es sentirte cómodo en la celda, sino su desempeño en el tribunal. Y nuestra mayor necesidad es un representante que abogue por nosotros ante Dios Padre. Y eso es precisamente lo que hace Jesús por nosotros en el cielo.  

Tenemos Abogado para con el Padre, a Jesucristo el Justo. (1 Juan 2:1)

Cuando Jesús ascendió, los discípulos se llenaron de alegría, porque comprendieron que en el cielo, Él hablaría con el Padre en su nombre. 

Los discípulos tienen alegría porque Jesús está bendiciendo a su pueblo

Un último vistazo siempre causa una impresión duradera, y el último vistazo que los discípulos tuvieron de Jesús fue con Sus manos levantadas para bendecirlos.

Jesús ascendió mientras seguía bendiciendo a sus discípulos. Y si preguntamos qué está haciendo Jesús ahora, la respuesta es que sigue bendiciendo a su pueblo.

El libro de Hebreos nos dice que…

Por lo cual Él (Jesús) también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos. (Hebreos 7:25) 

Jesús intercede por nosotros. Él habla al Padre en nuestro nombre, y lo que Jesús pide, el Padre lo da. Tendrás todo lo que necesitas, para todo lo que enfrentes, en cada circunstancia de tu vida, porque Jesús habla al Padre en tu nombre.

Los discípulos se alegran porque Jesús volverá

Cuando Jesús ascendió, un ángel se apareció a los discípulos y les dijo,

“Varones galileos, ¿por qué están mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de ustedes al cielo, vendrá de la misma manera, tal como lo han visto ir al cielo.” (Hechos 1:11)

Esta fue la promesa de Jesús mismo. Él dijo a sus discípulos que iba a preparar un lugar para ellos. Lo hizo mediante su muerte, su resurrección y su ascensión.

Luego dijo: “Vendré otra vez y los llevaré conmigo, para que donde yo esté ustedes también estén” (Juan 14:3). Jesús entró en el cielo para que el cielo estuviera abierto para nosotros. No es de extrañar que los discípulos se llenaran de alegría.

Los cuatro Evangelios -Mateo, Marcos, Lucas y Juan- nos dicen que Jesús nació, que fue tentado, que fue crucificado, que ha resucitado y que ha ascendido. 

Juan dice,

Pero estas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengan vida en Su nombre. (Juan 20:31)

Dios da algunos regalos maravillosos a los que creen en el Señor Jesucristo. Se describen en las cartas del Nuevo Testamento, así que quédate con nosotros. Vamos a ver cinco de ellos en nuestra última sesión.

Siguiente
Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.
  1. ¿En cuál de los 5 eventos ves más claramente el amor de Dios por nosotros? ¿Por qué?
  2. ¿Cuál crees que fue el más grande logro de la vida de Cristo en la Tierra?
  3. ¿Describe una o dos formas en las que ves a Jesús diferente a cómo lo hacías antes de pasar por esta sesión?
Guardar Progreso
Scroll to top